Como acompañar a tu hijo en los primeros días de colegio

 En emotraining, Hijos

Llegó el momento, ha terminado el verano y en breve tu hijo pasará gran parte del día en clase  con nuevos compañeros y su profesora. Es normal que se sienta nervioso y algo preocupado, pero al igual que él, los padres sufren las angustias de los hijos en su propio cuerpo. Sabes que es un paso normal de la vida, pero aun así no sabes cómo transmitirle seguridad a tu hijo, ya que tú mismo estás nervioso.

En este artículo te dejamos unos prácticos consejos para facilitar su proceso de adaptación.

  1. Facilita la unión de tu hijo con su profesora

Los niños necesitan sentirse conectados con un adulto que creen que los mantendrá seguros. Entonces, cuando no están con sus padres, necesitan transferir su enfoque de apego a su profesora, o se sentirán demasiado ansiosos por establecerse y aprender. Si notas que tu hijo no se siente bien con la escuela, coméntalo  con su profesora de inmediato. Muchas veces se le asigna al niño un trabajo especial, por lo que se sienten conectados y les gusta que desempeñen un papel cada día. ( Puede ser el delegado del día o el responsable de indicar a sus compañeros cómo recoger sus maletas )

  1. Facilitar la unión con los otros niños.

Los niños necesitan sentirse unidos con al menos un compañero. Puedes preguntar a su maestra si se ha dado cuenta de con quién suele jugar tu hijo. Pregúntale a tu hijo a qué niños le gustaría invitar a jugar a casa. En algunos casos puedes invitar a la madre del otro niño a tomar un helado después de la escuela o a toda la familia para organizar una  cena. Nada mejor que una pizza para compartir, y al final de la comida, los niños correrán por la casa como amigos perdidos hace mucho tiempo. Incluso puedes hacer amistad con los otros padres, todo esto hará que el niño se sienta más unido a su nuevo amigo y tenga más ganas de asistir a clase para verlo y compartir, y a partir de ahí aprender a hacer nuevos amigos.

  1. Encuentra una forma en la que tu hijo se sienta conectado a ti durante el día

Para muchos niños, el mayor desafío es decirte adiós. Para esto puedes plantear un ritual de despedida, como un abrazo y un: “Te amo, me amas, que tengas un gran día y te recojo a las 3”. A la mayoría de los niños les gusta una foto  de la familia en su mochila. A muchos también les gusta una ficha para su bolsillo, como un corazón de papel con una nota de amor, o una piedra  que encontraron juntos en la playa, que pueden guardar para sentirse tranquilos si se sienten solos; algo que les conecte de manera inmediata con su familia.

  1. Ayúdalo a expresar sus preocupaciones y darse cuenta de que puede manejarlas

La mayor parte de la ansiedad en la escuela es causada por preocupaciones, estas nunca deben ser desvaloradas por más sencillas que sean.Tu hijo al igual que tú tiene retos y dificultades propias de su etapa evolutiva.  Ayuda a tu hijo a expresar cualquier preocupación que le esté molestando. Empatiza con él: “Te preocupa que, ya que tu mejor amigo se mudó, y no sabes con quien sentarte en el almuerzo. Eso podría sentirte muy incómodo, ¿no?”. Recuérdale que el miedo es la preocupación de que no podremos manejar algo. Entonces, en lugar de simplemente tranquilizar a su hijo, empodéralo resolviendo problemas. “Hmm … me pregunto qué podrías hacer para resolver eso?” Permítele encontrar soluciones, pero asegúrate  de acompañar la observación de que todos los niños estarán buscando a alguien con quién sentarse. Asegúrate de establecer una imagen positiva en su mente de él.

  1. Calma sus miedos.

Los niños suelen buscar a sus padres para  sentirse seguros. Así que, mientras se está empatizando con las preocupaciones de su hijo, asegúrate  de que también esté expresando confianza en que su hijo estará seguro y feliz en la escuela. Explícale que es completamente “normal” estar un poco ansioso por una nueva situación, pero puede confiar en que su maestra la cuidará. Puedes contar tus propias historias positivas de la escuela “Estaba tan nerviosa la primera semana que ni siquiera podía usar el baño en la escuela, pero luego conocí a mi mejor amiga, María, y me encantó mi primer año” para reafirmar su seguridad. Así podrá comprobar que lo que le ocurre no es sólo a él, todos podemos sentir algo de nerviosismo ante nuevas situaciones especialmente a estas edades; pero siempre debemos animarles a acomodarse a la nueva situación y vencer sus miedos, por muy pequeños que sean están saliendo de su zona de confort.

  1. Ayuda a tu hijo a reírse de sus ansiedades para que no tenga que llorar.

Las risitas son la forma que tiene su hijo de descargar la ansiedad, y cualquier niño que tenga un ajuste escolar difícil se siente ansioso, temeroso, por dentro. Dale tantas oportunidades para reír como sea posible. Busca pasar algún tiempo cada mañana para jugar con él y reducir el momento de ansiedad, rebajando así la tensión del momento  y cambiando su energía.

  1. Mantente conectado.

Comienza el día de su hijo con un descanso de cinco minutos en la cama o en el sofá con el 100% de su atención para mostrar su amor. Asegúrate de que todos los días después de la escuela tenga un tiempo especial con él para escuchar todo sobre su día, dale toda la importancia que tienen esos primeros pasos por el mundo de tu pequeño, está construyendo las bases de su vida adulta.

  1. Estate alerta a las señales sobre por qué su hijo está preocupado

La mayoría de las veces, a los niños les va bien después de unas pocas semanas. Pero en ocasiones, una preocupación prolongada indica un problema mas grave: está siendo acosado, o no puede ver la  pizarra , o no entiende nada y tiene miedo de hablar. Hazle preguntas calmadas sobre su día, escucha con atención y reflexiona sobre lo que le dice para que siga hablando. Puedes hacer un pequeño juego de simulación con animales de peluche, representando un “espectáculo de títeres” de un pequeño que no quiere ir a la escuela, y pregúntele a su hijo: “Me pregunto por qué está asustado. ¿Qué debemos decirle?” Si percibes un problema mayor que no puedes descubrir , es hora de hablar con su profesora para que logréis ver qué ocurre y cómo se puede abordar la situación de la mejor manera posible.

  1. Facilita la transición

Si ves que tu hijo tiene lágrimas al momento de despedirse, mediante la rutina de despedida y asegúrale que estará bien y que lo estarás esperando al final del día. Si continúa teniendo dificultades para separarse, habla con la profesora  por si  puede darle un trabajo especial cada mañana para facilitar la transición, y así se sienta más cómodo y empoderado.

  1. Asegúrese de llegar unos minutos antes para recoger a su hijo

Esto es crucial. Salir de la escuela y no verte inmediatamente exacerbará cualquier ansiedad; verte le hará sentirse seguro y más tranquilo. De esta manera creará el hábito de entrar y salir contigo, pasando a ser el colegio como una segunda casa, un sitio de amor y confianza.

  1. Crea una rutina doméstica tranquila para mañanas pacíficas

Si batallas con despertar a tus hijos por la mañana, es porque no están durmiendo lo suficiente. Los niños que no están bien descansados ??no tienen los recursos internos para enfrentar las despedidas, y mucho menos los rigores del día escolar; a los adultos nos pasa igual, cuando no descansamos las horas adecuadas durante el día no rendimos igual y no gestionamos las emociones de la manera más adecuada ni para nosotros mismos ni los demás. Así que acuéstate temprano también, para que puedas lidiar con calma con las prisas de la mañana y tener un comienzo feliz para todos.

Método Emotraining

Post recomendados

Escribir un comentario

0