¿Cansad@ de que tus Hijos de Peleen?

 En emotraining, Hijos
Es imposible evitar todas las peleas entre hermanos, es más no deberías hacerlo. El conflicto forma parte de las relaciones humanas, y los niños aprenden mediante las peleas, cómo expresar sus necesidades y deseos, establecer respetuosamente límites y resolver problemas para encontrar soluciones que funcionen para ambas partes.
Pero puedes reducir las peleas y hacer que tus hijos aprendan a solucionarlas de manera más asertiva. ¿Cómo? Te dejo 8 pautas que puedes poner en práctica para desarrollar nuevas habilidades.1. Etiquetar la emoción es el primer paso para manejarla.
Observa las emociones de tus hijos y comenta sin juzgarlos. “Es tan frustrante cuando trabajas mucho en algo y no sale como querías. No es de extrañar que estés enfadado”.No necesitas resolver sus problemas o disuadirlos de sus sentimientos, solo reconoce los sentimientos para que ellos también puedan.2. Empatiza con los sentimientos de tus hijos, pero establece límites definidos en sus acciones.Los niños tienen derecho a sus sentimientos, pero todos los seres humanos, incluso los más pequeños, deben aprender a ser responsables de lo que hacen con ellos, ayudarles en esta tarea es fundamental a través de unos límites claros.3. Lleva a cabo una lluvia de ideas con tus hijos sobre cómo resolver conflictos de manera pacífica:Puede decir lo que necesita o quiere, pero sin atacar a la otra persona, escuchar lo que dice la otra persona, manteniéndose respetuoso.

4. Enseñar a los niños técnicas saludables de auto-calma.

La mayoría de nosotros nunca aprendimos a regular nuestras propias emociones como niños, por lo que estas son habilidades que no necesariamente modelamos tan bien. En un momento en que tus hijos estén tranquilos, lleva a cabo a modo de juego una lista de formas saludables de calmarse cuando estén enfadados, para que luego puedan tener una discusión tranquila y resolver los problemas cuando sucedan realmente.

5. Enseña a tus hijos que la ira es una reacción a los sentimientos más vulnerables como el dolor o el miedo.

Reconocer los sentimientos subyacentes es siempre más efectivo para disipar la ira que simplemente etiquetar la ira, lo que parece reforzarla. “Se que estás muy enfadado con tu hermano. Me pregunto si te dolió que te dijera que tu idea fue tonta”.

Esto tiene mucha importancia cuando los niños dicen que “odian” a alguien porque el odio no es un sentimiento; es una postura negativa. Podrías decir “Te sientes tan enfadada con tu hermano en este momento que sientes que lo odias. A veces, cuando estamos muy, muy enfadados, sentimos lo mismo, incluso hacia las personas que amamos”. Es necesario explicar que es una postura pasajera, para continuar con el manejo de ella “Vamos a decirle a tu hermana que te sientes herido por haber dicho eso y lo enfadado que te hace sentir, por lo que ni siquiera quieres jugar con ella “.

6. Cultiva la empatía en tus hijos.
Fomentar la comprensión y el respeto de tu hijo con las emociones de otras personas comentando los sentimientos de otros niños: “Tu hermana está muy enfadada. ¿Me pregunto por qué?”

Lo más importante es ofrecer a tus hijos empatía por sus propios sentimientos, que es la base de su desarrollo de empatía hacia los demás.

7. Motiva a los niños a resolver problemas juntos, para que aprendan cómo.

Mantén la calma, si el conflicto es sobre un objeto, aléjalo. Busca que te expliquen el problema, pero no lo juzgues. Pídeles a los niños que encuentren soluciones, evalúen los beneficios y posibles consecuencias de cada solución. El objetivo es que logren llegar a un acuerdo entre ambas partes.

8. Establece normas de respeto en tu hogar
Establece una expectativa de que si alguien llama a alguien por un nombre grosero o es irrespetuoso (esto incluye a los adultos), necesitan “reparar” el daño que han hecho a esa relación. Siempre hay una manera de ser respetuoso, incluso si estamos enfadados

Tus pensamientos importan, si quieres sentirte bien, piensa de manera saludable. Para poder limpiar tu mente de pensamientos negativos es importante el entrenamiento, la práctica. La buena noticia de todo esto, es que eso sólo depende de ti.

Es importante no permitir el mal comportamiento hacia los demás, pero eso no significa que no ofrezca comprensión, y la confianza de que tu hijo aprenderá. “Todos los niños se enfadan con sus hermanos a veces”. Por eso te tienen de guía para aprender a manejar sus sentimientos y saber que es normal sentirse molesto o herido, pero son responsables de lo que hacen con lo que sienten.
Recent Posts

Escribir un comentario

0
pensamientos negativos